En medio de la pandemia que se sufre en todo el mundo, muchos centros de salud, han tenido que trabajar al máximo de su capacidad. Todo esto ha hecho relucir la importancia de los ventiladores, por esta razón, Nvidia crea ventilador Open Source de bajo costo.

Con el objetivo ayudar a abastecer los hospitales y que se puedan tratar a los pacientes con COVID-19.

OP-Vent un ventilador de código Abierto de Nvidia

Por medio de su blog oficial la compañía Nvidia dio a conocer el proyecto creado por Bill Dally junto con un grupo de científicos de la Universidad de Stanford. Dicho proyecto, lleva el nombre de OP-Vent siendo un ventilador de código abierto que puede ser creado usando piezas de bajo costo y en poco tiempo.

Según lo indicado por Dally, su filosofía es construir el ventilador más simple posible, el cual pueda producirse de manera más rápida y económica. De este modo, puedan llegar a satisfacer las necesidades de tratar a los pacientes con coronavirus.

Según lo mencionado por Nvidia, Dally construyó el prototipo haciendo uso de una válvula solenoide que se compró vía internet.

De igual forma, cuenta con un microcontrolador, una computadora desmantelada y un sistema de enfriamiento casero el cual se construyó para la bodega de su casa. Si nos vamos a la válvula esta hace uso de un electroimán que se puede abrir y cerrar.

Con todo esto, Dally, pasó un par de noches en su taller, desarrollando también varias líneas de código. De modo que, luego de dos semanas, contaba con un prototipo funcional, construido a partir de accesorios de tuberías y válvulas.

Este primer prototipo fue grabado en el taller de su casa, y justo en el video se observa como el dispositivo infla y desinfla lentamente un guante de goma. De igual forma, en el video, se puede notar la reacción del científico y profesor al ver que el dispositivo funciona correctamente.

Nvidia crea ventilador Open Source de bajo costo

Según lo señalado por Dally, el prototipo desarrollado de este ventilador se encuentra valorado en USD$400 usando componentes estándares. Sin embargo, con su producción en masa el costo podría bajar a USD$300 y si se usan piezas open source impresas en 3D podría reducirse considerablemente el costo hasta USD$100.

Obviamente, esta es una cifra significativamente baja, ya que los ventiladores actualmente tienen un costo de 20.000 dólares. Es por ello que, el objetivo de Dally, es ayudar en la producción de la mayor cantidad de ventiladores, para poder tratar con a los pacientes con COVID-19, ante la crisis por insumos médicos.

Como tal, el ventilador, se probó con éxito en un simulador de pulmón, por lo que ahora Dally se encuentra en proceso para solicitar una autorización de uso de emergencia de la FDA.

Recordemos que, en la situación que se vive actualmente, los ventiladores se han vuelto indispensable para ayudar a los pacientes de COVID-19 a obtener una respiración mecánica. Este tipo de proyectos son indispensables, para el área de salud.